bricco,-pinsa-romana-en-madrid

Bricco, pinsa romana en Madrid

Me gusta probar sitios nuevos para comer en Madrid. Y ya cuando el sitio es guay, la cosa es genial. Yendo a un concierto en El Sol decidimos cenar cerca. Bricco Gourmet es un sitio que nos saltó al buscar por la zona. No lo conocíamos, pero sus más de 500 reseñas y sus 5 estrellas daban que pensar. También la estupenda pinta de las pizzas que se veía.

Bricco Gourmet es una pequeñito local con mucho en el Pasaje del Comercio, entre las calles Montera y de las Tres Cruces. Centro muy centro. Pero estar en este pasaje (que podría molar muchísimo más) hace que pase desapercibido a primera vista. Raro será que te topes con su mostrador y su par o tres de mesas altas si no vas buscándolo. Buscadlo.

Bricco no hace pizza, hace pinsa

Pizza parece que es lo que da Bricco Gourmet, pero en realidad es pinsa romana, que tan de moda parece estar en Madrid. Desde el primer minuto David, madrileño de Venecia, lo deja claro: el cartel es puro clickbait. Te cuenta que hacen una pinsa artesanal ligerísima con una masa de harina de arroz que fermenta durante 72 horas. Ese es el primer secreto que te va a contar, y habrá más. David te explica absolutamente todo, te propone, te trata maravillosamente. 14,90 euros.

Bricco Gourmet Pinsa

Nos pedimos dos pinsas romanas. Pero fueron tres. David nos propuso que una de ellas tuviera dos combinaciones y cómo decirle que no. Dai! La primera pizza pinsa fue una Napoli. En su ligera masa le ponen su salsa de tomate casera, llegada directamente de Italia, con mozzarella. Y sobre eso anchoas Maruzzella de Sicilia, mucho más suaves que las cántabras a las que estamos acostumbrados. De remate rúcula y un paté de aceituna negra de Calabria que elaboran ellos mismos. 16,90 euros.

Bricco Gourmet Pinsa

La otra pinsa que comimos en Bricco partía de la Divertida. En una mitad los protagonistas eran su mortadella Levoni que combina perfectamente con su delicia al pistacho, un pate de pistacho fresco que, de nuevo, es casero. En la otra mitad David nos propuso una combinación de prosciutto cotto de Bolonia (jamón cocido) con trufa negra del Piamonte. Delicioso viaje por Italia. La trufa, claro, superpresente. Si te gusta es tremenda opción. 14 opciones en carta.

¿Hay más en Bricco Gourmet?

Hay más, obviamente. Tienes entrantes, postres y tienes bebidas. En los entrantes tienen cuatro clásicos como son la burrata, el vitello tonnato, la pamigiana de berenjena y la lasagana boloñesa. Pero David nos ofreció empezar con su Rissottino della nonna Luciana. Un receta de su abuela de arroz al dente con un cremoso porcino, una seta que hay que aprovechar pues su temporada buena dura apenas 25 días. El rissottino, delicioso. Congratulazioni nonna Luciana. 14,90 euros.

Bricco Gourmet Pinsa

Para cerrar la cena nos vinimos ya un poco arriba y es que si hay cannoli, se piden cannoli. En Bricco los hacen con su ricotta correspondiente y trocitos de naranja caramelizada. Y con la masa blandita, ideal para poder partirlos y compartirlos sin que se destrocen. 4,80 euros cada uno.

Bricco Gourmet Pinsa

Para beber tienes vinos italianos, pues son expertos en el tema, y cerveza italiana, con las Menabrea artesanales con agua de las montañas a la cabeza. Tienen cinco o seis variedades para que decidas si quieres un sabor u otro, más o menos alcohol. 4,90 euros las cervezas.

Leer más
zuccaru,-dulce-excelencia-italiana

Zúccaru, dulce excelencia italiana

Zúccaru significa azúcar en corso. Poniendo este nombre a su negocio en Zúccaru dejan claro que es un lugar que en Madrid deben conocer:

  • a) Aquellas y aquellos aficionados al sabor dulce.
  • b) Los y las apasionadas de los helados en Madrid.
  • c) Quienes quieren seguir expandiendo sus fronteras de sabor.
Zuccaru

En mayo de 2017 llegó a Madrid Zúccaru, una heladería que nos trae mucho más. De una conexión de un español y una siciliana llegó Zúccaru para que disfrutemos de la parte más dulce de la gastronomía de la isla italiana. Un proyecto personal gracias al cual podemos disfrutar probando cosas que no te imaginabas que existían y que pudieran estar tan ricas. Es un placer siempre visitarles y probar cosas nuevas, todas riquísimas. Además, son un amor y te atienden, te enseñan y te guían siempre con el mejor tino.

OK, voy a Zúccaru, ¿qué pruebo?

Todo, obviamente, pero bueno, hay que seleccionar un poco. Unos imprescindibles de Zúccaru son sus helados, claro. Por los que se han hecho conocidos entre los heladeros. Pura cremosidad que valora la tradición siciliana que los ponen entre los mejores de la ciudad. No necesitan postureo, formas extravagantes ni infinidad de sabores locos. Tienen unos helados artesanos hechos con leche fresca que no necesitan colorantes, aromas o aire que lo falseen. Según la temporanda van rotando sus sabores pero es imprescindible probar el de vainilla. En cono o en coppetta.

Zuccaru

El cannolo, grande, y el cannoli, pequeño, es uno de los dulces más típicos del sur de Italia, y de Sicilia en concreto. Tú pides un cannolo y te lo rellenan en el momento de una ricotta dulce de oveja y te lo decoran al gusto espolvoreando azúcar glas y añadiendo si quieres sus variados toppings: gotas de chocolate, granillo de pistacho, almendras, naranja o cereza confitada. La Ricotta puede ser la tradicional o de sabores: pistacho, nutella… Y cuando lo has diseñado, a disfrutarlo. Además, si quieres probar algo original hazte con el kit de cannoli para demostrar tu destreza creando.

Zuccaru

La cassata y sus hermanas pequeñas las cassatinas es un dulce que hay que probar. Fuera de Italia no es algo especialmente conocido y por eso os recomendamos disfrutar de esta tarta tradicional de Sicilia con base de ricotta de oveja, gotas de chocolate, azúcar, bizcocho, mazapán, fruta confitada y frosting de azúcar.

Zuccaru

La sfogliatella riccia quizás la probaste cuando fuiste a Nápoles a conocer la ciudad y comer sus pizzas. Un dulce que es un hojaldre crujiente relleno de crema pastelera y ralladura de piel de naranja y espolvoreadas con azúcar glas.

Zuccaru

Los pasticciotti leccesi son unos bollos puglieses que se rellenan de crema pastelera y que no verás casi nunca en Madrid. Por eso cuando vayas a Zúccaru pregunta si los han traído (vienen directamente de allí) porque si tienes la oportunidad tienes que probarlos.

Zuccaru

Panettones de todo tipo y tamaño. En Navidad Zúccaru es un lugar perfecto para encontrar los mejores panettones de Madrid. Los tradicionales están muy ricos, pero también los de chocolate, los de chocolate y pera, y los pandorato. Si te gustan además los panettones de diseño tienen los que diseña Dolce&Gabbana.

Zuccaru 9

Cremas y mermeladas llegadas de Sicilia. La crema de pistacho dulce untable va perfecta para que tus cruasanes, bollos y bizcochos mejoren.

¿Dónde encuentro todo esto?

Zúccaru tiene dos locales en Madrid para probar todo esto. Uno en la Calle Vergara 16. Un pequeño local en una discreta esquina del centro de Madrid pero que tiene vistas al Palacio Real y la Almudena. Ideal cogerte algo dulce y pasear y disfrutar la zona. El otro local de Zúccaru está en la Calle Palafox 20, en la Plaza de Olavide. Y si te pillan a desmano tienes su tienda online.

Leer más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies